viernes, 15 de junio de 2012


Un mes una autora: LA GOTA DE AGUA

¿Qué mejor forma de descubrir a una autora que a través de sus palabras? Hoy os acerco a Mayte Esteban a través de unos de los cuentos que ha escrito: La gota de agua. Si después de leerlo os quedáis con ganas de más, tiene tres novelas publicadas: La arena del reloj, El medallón de la magia y Su chico de alquiler.


LA GOTA DE AGUA

                Esta es la historia de una gota de agua.

         El nacimiento de esta gota, como todos los nacimientos, fue algo casual: dos átomos de hidrógeno se encontraron con uno de oxígeno y se aproximaron tanto que finalmente acabaron uniéndose formando una molécula de agua. Esta se alió con otras y así se formó la gota protagonista de nuestra historia.

         La historia empieza en un manantial.

         El aire limpio de la montaña saludó a la gota recién nacida. Se estaba divirtiendo de lo lindo entre otras miles de gotas que bailaban contentas. «Acabas de nacer, gota» le dijo el aire de la mañana. «Ahora empezarás a recorrer un largo camino. Te deseo mucha suerte». Y la gota se adentró en el torrente que la llevó aguas abajo, hacia el río.

         En su camino, en el tramo alto del río, la gota tuvo mucho trabajo. Junto a sus miles de hermanas empujó los materiales de las orillas, arrancando trozos de considerable tamaño que el río fue llevando hacia adelante, en ese largo viaje hacia la desembocadura.

         En el tramo medio, el padre río les dijo a las miles de gotitas, que deberían cumplir una misión importante: tendrían que transportar dentro de ellas, hasta el tramo bajo, a unas viajeras especiales: las pequeñas partículas de sedimentos que se iban de excursión hasta el mar. El padre río les advirtió también que sobre él pesaba una grave amenaza llamada contaminación.

         Las gotitas se echaron a temblar. Algunas ya sabían de aquel horrible enemigo, pero la gota recién nacida nunca había oído hablar de él. «¿No sabes qué es?» le preguntó una gota madura que ya había recorrido muchos ríos y había estado varias veces en el mar. «Es terrible. Te obliga a cargar, no sólo a las arcillas viajeras, sino toda una serie de materiales de deshecho que te ensucian mucho y de los cuales no te puedes librar». La gota tuvo la tentación de llorar, pero no lo hizo porque las gotas no lloran. Ya están bastante mojadas.

         El resto del camino, hasta que apareció la contaminación, fue muy relajado. La gota portaba a su pasajera de barro y disfrutaba del paisaje. Saludaba a los árboles de la orilla, atravesaba las plantas acuáticas y contemplaba los peces. Poco antes de llegar a un afluente todas las gotas que ya habían vivido más ciclos empezaron a protestar. En pocos minutos las gotas sucias del cauce cercano se mezclaron con las limpias: de pronto dejó de haber peces, y los árboles parecían tristes.

         El paisaje empezaba a cambiar.

         Las gotas sucias estaban cansadas, y por eso las limpias se ofrecieron para llevar parte de su carga. La gota bebé casi no podía con todo, y sólo los ánimos del padre río le ayudaron a no desfallecer. ¡No sabía que hasta el mar quedaban más ríos contaminados!

         El viaje fue eterno para la gota. Cuando el padre río le autorizó a dejar bajar a su pasajera se sintió contenta. No sabía que sólo podía librarse de ella y no de la contaminación, que parecía que se le había quedado pegada. Por más que se sacudía no salía. Se sentía sucia, y otra vez sintió ganas de llorar, pero las gotas no lloran. Ya están bastante mojadas.

         El mar ya estaba cerca. Cuando la gota llegó le pareció inmenso. Había muchas más gotas de las que nunca hubiera podido imaginar. ¡Era tan grande! Pero esas gotas eran especiales. No estaban tan sucias, transportaban sal. Hizo un pacto con algunas y a cambio de que la descargaran de contaminantes ella les quitaría un poquito de sal. Las gotas de mar aceptaron, aunque no de buena gana. A nadie le gusta la contaminación.

         La gota se sintió mucho más limpia, ya no pesaba tanto. Se tumbó en la superficie y se quedó dormida al sol. Sólo se despertó cuando notó que se estaba deshaciendo. El sol, con su calor, estaba evaporando agua, y la gota se notó ascender. Poco después formaba parte de una nube. ¡Flotaba en el aire!

         Estuvo varios días disfrutando de la sensación de volar, viendo paisajes bellos, ciudades inmensas, campos de cultivo, carreteras, hasta que por fin llegó a unas montañas. El tiempo, que hasta ahora había estado calmado, empezó a cambiar. Un viento helado del norte sopló y sopló, y la nube se quedó pegada a la montaña. Poco después la gota, junto con las miles de gotas que formaban la nube, empezó a tiritar por el frío. ¡Estaba transformándose en nieve!

         El descenso hasta tierra fue muy placentero. La gota, convertida en un pequeño copo en forma de estrella, bajó planeando hasta caer al suelo. No fue la primera, por lo que cayó en blando, encima de otras muchas que aterrizaron antes. Allí estuvo mucho tiempo, hasta que llegó la primavera, y con ella el deshielo.

         El calor del sol derritió la nieve blanca y la gota adquirió de nuevo su estado original. Rápidamente fue discurriendo por un reguero hasta que llegó de nuevo a un río. No era el mismo, pero la gota se imaginó que el recorrido que haría sería similar. Ahora ya no era una gota inexperta como la otra vez.

         Volvía a empezar su ciclo.

 Mayte Esteban

(este texto es autoría de Mayte Esteban y está prohibida su reproducción total o parcial sin su consentimiento)

30 comentarios:

  1. Una forma de explicar el ciclo del agua muy pedagógica, bonita y sobre todo amena. Felicidades!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un relato muy interesante. Es lo primero que leo de esta autora. A ver si le hago un hueco a uno de sus libros. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Pilar, en Primaria vendría muy bien para explicar el ciclo del agua y la contaminación. Original.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No había leído ningún relato de Mayte con anterioridad. ¡Gracias por compartirlo aquí! Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Qué sorpresa más chula para empezar el día: desayuno con Mayte Esteban :-) Me ha gustado mucho este viaje peculiar, esta aventura acuática.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito, para empezar el día nada mejor que un bonito relato.
    Muchas gracias guapi.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Pues un relato muy simpático, me ha gustado leerlo.
    A ver si me leo pronto su libro.
    Un besito =)

    ResponderEliminar
  8. Tatty me preguntó si tenía algún relato corto, y la verdad es que casi todos los que he escrito ya estaban publicados en mi blog. De pronto me acordé de este cuento, escrito precisamente para explicar de una manera amena el ciclo del agua. Pakiko, el cuento se ha leído ya en un colegio de primaria :), concretamente en la clase de segundo. Me hicieron algún dibujo que no he encontrado y, pensando en ello, les pedí a mis hijos que se inspirasen para hacer unos nuevos, pero no me han hecho ni caso...

    Besos

    ResponderEliminar
  9. No había leído ningún relato o cuento suyo. Es una forma preciosa de enseñar a los niños el ciclo del agua.
    Muy bonito.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Me gusta :D
    No había leído nada de Mayte Esteban ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Pues yo me lo llevo que se de alguien que le va a venir de miedo!!
    Cada vez más interesante esta autora.

    ResponderEliminar
  12. A mí también me ha gustado, creo que es una manera muy amena de enseñar el ciclo del agua a los más pequeños. Enhorabuena Mayte!!

    ResponderEliminar
  13. Que bonito cuento y que realista... me ha gustado mucho como esta escrito, es un cuento que le voy a contar a mis niños. Gracias por compartirlo

    Un besazo

    MJ

    ResponderEliminar
  14. qué bonito!!! me ha encantado, ideal para los peques!! Un besote!!

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, una forma muy original de explicar el ciclo del agua. Lo que digo yo, que esta autora es muy versátil.

    ResponderEliminar
  16. Una preciosa y original manera de explicarles a los niños el ciclo del agua. Seguro que así aprenden mucho mejor.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Me ha parecido que el cuento abusa de explicaciones, aunque me ha gustado, también tiene sus puntos y desde luego original es y, como dicen aquí arriba, es una buena forma para explicar a los niños el ciclo del agua

    ResponderEliminar
  18. Como decís por aquí arriba un precioso cuento del ciclo del agua. Encantados se quedarían los niños de Mayte. Y nosotros también, aunque un poco mojados... Es lo bonito de un cuento bien escrito, del cuento de Mayte en este caso, que se convierte uno por unos instantes, lo que dura el relato, en una gota de agua.
    ¡Gracias Tatty por enseñárnoslo!

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado el cuento. Mañana se lo voy a leer a mi hijo a ver qué opina.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Lo he leído y tal y como lo he acabado, he llamado a mi pequeñaja y se lo ha leído también. ¡Y le ha encantado!!! Ahora lo que me pregunta es por qué no se lo explican así en clase, que es más facilito. Mira que tiene talento nuestra Mayte. Y siempre nos sorprende.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado =)
    Un relato muy salao de leer.

    Besotes

    ResponderEliminar
  22. Gracias por compartir el relato, me ha parecido muy bonito, el recorrido acuático de una gota, es original. Besos :)

    ResponderEliminar
  23. Que forma más bonita de describir una simple gota de agua. Es precioso, yo porque no tengo hijos que si no... se los leía mañana mismo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  24. Me encantó el cuento. Si puedo voy a leer algún libro de esta autora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho el cuento. Se lo leeré a las peques en cuanto se levanten. Es una bonita manera de explicar la lluvia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Que relato más bonito. Me ha encantado, es precioso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Un cuento muy instructivo y cercano, de esos que se recuerdan durante mucho tiempo. Gracias por acercarnos a esta autora.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Un cuento precioso y muy educativo. Lástima que en muchos colegios no les enseñen las cosas con tanto tacto y gusto, seguro que así los niños aprenderían con muchas más ganas.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Un relato simpático y tierno:)
    1beso

    ResponderEliminar

Los comentarios cuyo fin sea claramente incluir un enlace (Spam) serán inmediatamente eliminados, al igual que aquellos que resulten ofensivos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...